Los ahorristas asaltaron cuatro bancos en El Líbano para exigir que les entreguen su dinero bloqueado

Los depositantes libaneses, incluido un oficial de policía retirado, asaltaron al menos cuatro bancos en el país con problemas de liquidez este martes después de que los bancos pusieran fin a un cierre de una semana y reabrieran parcialmente.

A medida que la crisis económica paralizante de la pequeña nación mediterránea continúa empeorando, un número creciente de depositantes libaneses han optado por irrumpir en los bancos y retirar por la fuerza sus ahorros atrapados. Los bancos libaneses con problemas de liquidez han impuesto límites informales a los retiros de efectivo. Los allanamientos reflejan la creciente ira pública hacia los bancos y las autoridades que han luchado para reformar la economía corrupta y maltratada del país.

Tres cuartas partes de la población se ha hundido en la pobreza en una crisis económica que el Banco Mundial describe como una de las peores en más de un siglo. Mientras tanto, la libra libanesa ha perdido el 90% de su valor frente al dólar, lo que dificulta que millones de personas en todo el país puedan hacer frente a los precios vertiginosos.

Ali al-Sahli, un oficial retirado que sirvió en las Fuerzas de Seguridad Interna del Líbano, allanó una sucursal de BLC Bank en la ciudad oriental de Chtaura, exigiendo 24,000 dólares en ahorros atrapados para transferirlos a su hijo, que debe alquiler y matrícula en Ucrania.

“Cuenten el dinero, antes de que uno de ustedes muera”, dijo al-Sahli en un video que grabó con una mano mientras agitaba un arma con la otra.

Según Depositors’ Outcry, un grupo de protesta, al-Sahli dijo que se había ofrecido a vender su riñón para financiar los gastos de su hijo después de que el banco le impidió transferir dinero durante meses. Con su hijo adeudando meses de alquiler y matrícula, el oficial retirado se acercó al grupo de protesta en busca de ayuda.

En el video que filmó con su teléfono celular, al-Sahli agitó una pistola y amenazó con disparar si los empleados del banco no accedían. Los empleados lucharon por calmarlo, mientras los manifestantes del grupo de depositantes y los transeúntes observaban desde afuera.

Al-Sahli no pudo recuperar nada de su dinero y las fuerzas de seguridad lo arrestaron.

En la ciudad sureña de Tiro, Ali Hodroj irrumpió en una sucursal del Banco Byblos y exigió alrededor de 40,000 dólares de sus ahorros atrapados para pagar préstamos pendientes. Sostenía una pistola y disparó un tiro de advertencia, mientras las fuerzas de seguridad rodeaban el área. Hodroj recuperó alrededor de 9,000 dólares en libras libanesas, luego de negociaciones, con la mediación del jefe de un grupo de defensa de los depositantes.

Hassan Moghnieh, jefe de la Asociación de Depositantes en el Líbano, dijo a The Associated Press que la familia de Hodroj recuperó el dinero antes de que se entregara a la policía afuera de la sucursal.

En Hazmieh, cerca de la capital libanesa, el exembajador libanés en Turquía, Georges Siam, ingresó al Banco Intercontinental del Líbano exigiendo algunos de sus ahorros bloqueados. El personal de la sucursal cerró sus puertas mientras Siam continuaba negociando con la gerencia.

Y en la ciudad norteña de Trípoli, los trabajadores de Qadisha Electricity Co. irrumpieron en una sucursal local del First National Bank para protestar porque los bancos deducían tarifas de sus pagos de salarios atrasados. El ejército libanés llegó al sitio en Trípoli y patrulló el área.

Algunos grupos de protesta de los depositantes, incluido Depositors’ Outcry, han apoyado los allanamientos y prometieron seguir haciéndolo.

“Estamos enviando un mensaje a los bancos de que sus medidas de seguridad no detendrán a los depositantes, porque todos estos depositantes están luchando”, dijo a la AP Moussa Agassi, coordinador de medios de Depositors’ Outcry. “Estamos tratando de decirles a los propietarios de los bancos que intenten encontrar una solución, y reforzar las medidas de seguridad no los mantendrá a salvo”.

El público en general ha elogiado a los enojados depositantes, algunos incluso los han aclamado como héroes, sobre todo Sally Hafez, quien irrumpió en una sucursal bancaria de Beirut con una pistola falsa y un bote de gasolina para llevarse unos 13.000 dólares para financiar el tratamiento contra el cáncer de su hermana de 23 años. Siam estuvo entre los que la elogiaron. “Necesitamos más de eso”, dijo en un tuit el mes pasado. “La señora es una heroína. Dios la bendiga.”

Los bancos, sin embargo, condenaron los atracos e instaron al gobierno libanés a proporcionar personal de seguridad.

La Libanesa Que Robó Sus Propios Ahorros En El Líbano Dice No Es La Delincuente

La Asociación de Bancos del Líbano en un comunicado el martes dijo que el gobierno es el principal responsable de la crisis financiera y que los bancos han sido objetivos injustos. En el comunicado, instó al gobierno a promulgar rápidamente reformas y llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para un programa de rescate.

A fines de septiembre, el ABL cerró durante una semana después de que al menos siete depositantes irrumpieron en las sucursales y tomaron a la fuerza sus ahorros atrapados ese mes, citando preocupaciones de seguridad. La semana pasada, los bancos reabrieron parcialmente un puñado de sucursales y solo dieron la bienvenida a clientes comerciales con citas en sus locales.

Mientras tanto, Líbano ha estado luchando para reestructurar su sector financiero y su economía para llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para un rescate. El FMI ha criticado a los funcionarios libaneses por su lento progreso.

(con información de AP)

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: