“Nadie dijo nada porque temían ser mandados al banco de suplentes”: el horror del abuso en los deportes de EEUU

Rick Eckstein, profesor de sociología en la Universidad de Villanova, EEUU, escribió durante los últimos 15 años sobre deportes de mujeres y niñas y no se sorprendió cuando salieron a la luz los abusos sexuales y verbales por parte de los entrenadores de la Liga Nacional de Futbol Femenino.

Hay una tendencia a explicar un comportamiento tan horrible en términos estrictamente individualistas, como un signo de trastornos de personalidad o deficiencias morales. Pero este tipo de respuesta pierde el panorama general de cómo los deportes organizados en sí mismos contribuyen al comportamiento abusivo e incluso sádico.

El libro de Eckstein sobre la hipercomercialización de los deportes femeninos identificó muchos casos de abuso verbal y físico de niñas y mujeres jóvenes tanto a nivel juvenil como universitario. Más recientemente, Eckstein y sus colegas han estado explorando las causas estructurales del estrés y la ansiedad de los atletas universitarios. Un estudio piloto de cientos de atletas (de todos los géneros) en escuelas grandes y pequeñas ha revelado ejemplos preocupantes de comportamiento abusivo de entrenadores. Estos ejemplos se identificaron con mayor frecuencia en los deportes femeninos y estuvieron presentes tanto en las universidades grandes como en las pequeñas.

“Es como estar en el ejército”

El estudio, que involucró más de 600 encuestas y 40 entrevistas, no ha descubierto explícitamente ningún caso de abuso sexual.

Las víctimas de abuso de Larry Nassar llegaron a un acuerdo de 380 millones dólares con la federación de gimnasia de EEUU

Los hallazgos, sin embargo, sugieren que el comportamiento abusivo puede tomar varias formas además de la agresión sexual. Las encuestas que administraron no preguntaron sobre el abuso de ninguna forma. Descubrimos ejemplos de abuso solo durante las entrevistas. La mayoría de estos ejemplos se ofrecieron sin indicaciones directas, pero cuando se discutió el “comportamiento de entrenamiento” de manera más genérica.

A menudo hay una denigración abierta de las otras responsabilidades universitarias de un atleta. En la parte de la encuesta de nuestro estudio, el 80% de los atletas informaron pasar más de 20 horas por semana en su deporte. Eso viola el estatuto 17.1.7 de la NCAA, que establece límites en la participación deportiva semanal y diaria.

Una mujer en un programa universitario pequeño dijo: “El entrenador fue claro en que si me perdía el entrenamiento voluntario’ para terminar un informe de laboratorio, podría olvidarme de jugar la próxima temporada”. Otro atleta en un programa más grande dijo: “La regla de las 20 horas es una broma; piensan que toda nuestra vida debería ser sobre [el deporte]. Los que predican el equilibrio son un montón de tonterías, para padres y reclutas”.

Una segunda forma de abuso se refiere a la facilitación del comportamiento autoritario. La socióloga Sarah Hatteberg ha escrito sobre los deportes universitarios como una “institución total” similar a la prisión o el ejército.

Como argumenta Hatteberg, en las instituciones totales, los que están a cargo tienen el control total de los subordinados y tienen el poder de establecer reglas estrictas y la libertad de imponer castigos. En el estudio hecho por Eckstein, se cree que este aspecto militarizado” de los deportes organizados alienta y legitima el comportamiento abusivo de los entrenadores al reforzar el autoritarismo. Las entrevistas regularmente revelaron elementos de militarización.

Los relatos de cuatro gimnastas abusadas por Larry Nassar que estremecieron al Senado de Estados Unidos

“Los entrenadores nos dicen cuándo comer, cuándo dormir, qué ponernos, qué clases tomamos”, nos dijo un jugador de fútbol. “Es como estar en el maldito ejército”. Un jugador de softbol comentó: “Cuando pregunté por qué teníamos práctica a las 6 a. m. durante las finales a pesar de que el campo siempre está disponible, [el entrenador] gritó, ‘porque yo lo dije; endurecerse perderse’”.

El último hilo de abuso que descubrieron es el más directo: abuso emocional o abuso físico no sexual.

El abuso emocional consiste en el ridículo, la vergüenza y la desmoralización, generalmente en un entorno público. El abuso físico puede incluir obligar a las personas a levantar una cantidad de peso insegura o tener que subir y bajar escaleras corriendo hasta que el atleta vomite o se desmaye, lo que a menudo resulta en más burlas.

Como relató un jugador de béisbol:“El entrenador se volvería loco y comenzaría a lanzar pelotas de béisbol hacia nosotros si cometíamos un error durante la práctica. Golpeó a un par de tipos en la cabeza. Nadie dijo nada porque temían ser mandados al banco”.

Es fácil decir que las acusaciones contra los entrenadores de la Liga Nacional Femenina de Fútbol, junto con los arrestos de abusadores sexuales como el ex médico de gimnasia de EEUU Larry Nassar y el ex asistente de fútbol de Penn State entrenador Jerry Sandusky, representan horribles aberraciones.

Pero los datos, junto con otras investigaciones, sugieren fuertemente que el comportamiento abusivo está muy extendido y se integra en la esencia misma de los deportes organizados.

Aunque ninguna de las personas que participaron en la investigación mencionó el abuso sexual, no sorprendería que algunas de ellas fueran víctimas o supieran sobre el comportamiento de abuso sexual de un entrenador. Estudios realizados por el Centro para Deportes Seguros de EEUU estiman que el 90% de los atletas abusados sexualmente no denuncian la ofensa en tiempo real. Un estudio encargado por Lauren’s Kids Foundation sitúa esa cifra en un 75 por ciento.

La sabiduría que prevalece en los deportes organizados es que el antagonismo físico y emocional (rara vez se le llama “abuso”) crea mejores atletas, al igual que supuestamente hace mejores soldados. Pero las competiciones deportivas no son guerras. Son juegos. O al menos se supone que lo son.

Despedir, suspender o multar a las personas infractoras y ofensivas no abordará por sí sola las condiciones sistémicas que permiten este tipo de comportamiento en primer lugar. Imagínese por un momento si los maestros ridiculizaran públicamente a un estudiante por cometer un error. O si hicieron que toda una clase sirviera de detención cuando un estudiante llegó tarde a clase.

Los administradores de universidades y escuelas secundarias, junto con las juntas nacionales de supervisión, tienden a abordar el entrenamiento abusivo culpando a las manzanas podridas en lugar de examinar las condiciones que permiten que las manzanas podridas prosperen. Durante décadas, los medios de comunicación han caído en la misma trampa.

Mientras los deportes organizados continúen enfatizando ganar a toda costa, es poco probable que desaparezcan los abusos, sin importar cuántas manzanas podridas se descarten.

Publicado originalmente en The Conversation.

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: